8.3.16 | El cumple de Nico comenzó con un concurso de dobles penaltis a muerte súbita sobre la colchoneta. El portero tenía que parar todos los balones haciendo palomitas cayendo en la colchoneta de salto de altura, quien le marcaba ocupaba su lugar.

Como tenían partido los juveniles nos subimos a la pista de arriba a jugar al balón prisionero, Nico nos deslumbró con su destreza despejando balones y Alejandro consiguió hacer valer el tiro del vividor, gracias al cual un eliminado puede volver al terreno de juego.

Para completar la tarde, antes de la merienda se echó un partidillo de fútbol.

Advertisements