Roberto D’Angelo y Francesca Fedeli pensaron que su bebé Mario estaba sano, hasta que a los 10 días descubrieron que había tenido un accidente cerebrovascular perinatal. Con Mario incapaz de controlar el lado izquierdo de su cuerpo, se enfrentaron con preguntas difíciles: ¿Sería “normal”? ¿Podría vivir una vida plena? ¿Cómo afrontar las dificultades con los hijos? Es una conmovedora historia que muestra la base de donde parte la educación.